sábado, 19 de septiembre de 2015

Berenjenas con queso de tetilla

Originaria de Asia y llevada por los españoles a América, la berenjena ocupa un lugar destacado en la cocina de todos los países del mediterráneo. En España, en muchas regiones es ingrediente indispensable del pisto y forma parte de numerosos platos de hortalizas asadas. La combinación de berejena con la suavidad del queso gallego de tetilla y el toque de la salvia... es para chuparse los dedos ;).
Detalle de las berenjenas con el queso de tetilla


Ingredientes


Para cuatro personas:
- Una o dos berenjenas. Depende del tamaño y de si queremos hacer una tapa, una entrada o un plato en toda regla.
- Queso gallego de tetilla. Necesitamos un trozo por bocatín de berenjenas.

Para el majado:

- Ajo 1 diente
- Limón 1
- Aceite 1/2 vaso
- Sal
- Pimienta
- Salvia. No es fácil conseguir salvia fresca, ni siquiera es habitual encontrarla seca en el apartado de las especias, pero si es muy normal encontrarla en el de las infusiones. Así que con un sobrecito de salvia para preparar una infusión, lo tenemos solucionado.
Ingredientes: berenjena, queso gallego de tetilla y salvia

Elaboración

La plancha es muy adecuada para preparar las berenjenas con queso de tetilla, pero si tenéis la posibilidad, hacerlas a la brasa en una barbacoa siempre le aporta un "plus" de sabor.

Para esta receta no se pelan las berenjenas, así que las lavamos bien y las partimos en rodajas gruesas, de un centímetro de grosor más o menos. Necesitamos un número par de rodajas, porque cada bocatín lleva dos.
Cortando las berenjenas en rodajas gruesas

Siempre que hagamos las berenjenas a la plancha o fritas debemos espolvorearlas con sal por los dos lados y dejarlas reposar alrededor de una hora en una rejilla o en papel de cocina (por arriba y por abajo). Después del reposo enjuagamos las rodajas en agua y las secamos. Esta operación sirve para que suelten el exceso de agua y con ella parte del "amargor" que a veces tiene esta hortaliza.
Berenjenas cortadas y saladas después de reposar

Para preparar el majado mezclamos en un frasco de cristal con tapa la salvia (picada si es fresca), el diente de ajo muy picado, una pizca de pimienta blanca (también vale negra), el zumo del limón, el aceite y un poco de sal. Cerramos el frasco y lo agitamos bien, para que se mezclen todos los sabores.

Primero vamos a cocinar las rodajas de berenjenas solas. Es importante que las berenjenas estén bien hechas, para que queden suaves. Os cuento un truco que os permite ahorrar algo tiempo, es meter las berenjenas en el microondas al máximo de potencia durante 3-4 minutos. Se trata de que queden un poco blandas, no cocidas, para después terminarlas de hacer en la plancha a fuego medio-fuerte por las dos caras, al tiempo que las vamos untando con el majado.

Mientra podemos ir cortando el queso en trozos finos sin corteza, que quepan dentro de las rodajas de berenjenas.

Preparamos los "bocatines" de berenjena con el queso de tetilla. Extendemos las berenjenas asadas, las espolvoreamos ligeramente con salvia seca, ponemos el queso de tetilla en la mitad de las rodajas, y tapamos con la otra mitad. En este punto podemos dejar los bocatines listos para terminarlos en la plancha antes de comerlos.

Justo antes de servirlos, los terminamos de hacer a la plancha a fuego medio, hasta que el queso que hay dentro se derrite, convirtiéndose en una deliciosa crema.

Este plato, es un éxito seguro. ¡Que lo disfrutéis!.
Terminadas en el plato listas para comer












Puede que también te guste

todas las semanas una nueva receta


No hay comentarios:

Publicar un comentario