jueves, 4 de junio de 2015

Tarta de queso fría

Los postres sin horno con una base de galletas son una estupenda elección para hacer con niños, como esta tarta de queso fría. Fáciles de elaborar y con un resultado... ¡muy bueno!
Terminada adornada con frutas

Ingredientes:

Para 6-8 personas.
Para la base:
- Galletas (tipo María u otras) 250 gramos
- Mantequilla 100 gramos
Para la crema de queso:
- Queso de untar (tipo Philadelphia): 500 gramos
- Nata de cocinar: 250 cc
- Azucar: 150 gramos
Para adornar:
- Frutas naturales o mermelada y opcionalmente gelatina neutra (mejor gelatina de agar que de origen animal).
Utensilios:
- Un molde de tarta con la base separable (de 22-24 cm aproximadamente)
Ingredientes: galletas, mantequilla, queso de untar, nata, azúcar y frutas

Elaboración

Para preparar la tarta de queso fría vamos a utilizar una receta básica y muy rica, sobre la podéis aplicar multitud de variantes.

Para preparar la base de galletas, trituramos las galletas y añadimos la mantequilla, que debe estar con tacto pomada (blandita, blandita). Mezclamos hasta conseguir una pasta. Es más adecuado triturar primero las galletas (un robot de cocina facilita la labor) e incorporar después la mantequilla.
Galletas y mantequilla para preparar la base

Echamos esta pasta en el molde, apretando bien con los dedos para compactarla. Utilizad una cuchara para alisarla.
Distribuyendo la base de galleta en el molde con una cuchara

La podemos usar así, pero si la horneamos (10 minutos a 180 grados), quedará mucho más homogénea y consistente. En este caso deberemos hacerla con antelación, para que este fría cuando añadamos la crema de queso. Esta vez nosotros la hemos utilizado sin hornear.
Base de galleta lista

Para preparar la crema de queso mezclamos en un bol los ingredientes a temperatura: el queso, la nata y el azúcar.
Haciendo la crema de queso con el queso, la nata y el azucar

Cuando ya esta todo bien mezclado y hemos conseguido una pasta homogénea, la volcamos sobre la base.
Echando la crema de queso en el molde

Y la distribuimos uniformemente
Distribuyendo la crema de queso en el molde

Ya hemos terminado ;). Solo nos falta adornar. Tapamos la tarta y la dejamos enfriar en el frigorífico 24 horas. Para adornarla, una vez fría, distribuimos una fina capa de nuestra mermelada preferida o de frutas laminadas que después hemos "pintado" con  gelatina para darle mejor aspecto.
¡A disfrutarla!
Detalle de tarta de queso con frutas, espolvoreada con azúcar glass y frutos secos


Puede que también te guste

todas las semanas una nueva receta


4 comentarios:

  1. Que cosa mas fácil. Ahora mismo me pongo a hacerla. Esto nunca puede salir mal. Ya te contare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Miguel, es realmente fácil. Si la quieres hacer más pequeña, puedes dividir los ingredientes por la mitad, y utilizar un molde de los individuales. Gracias!

      Eliminar
  2. Fácil...fácil! Tiene un aspecto demasiado bueno. Muy bonita. Sin cuajada, ni huevos, ni gelatina...queda firme? Yo también la copiaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El aspecto depende de la decoración. Con frutas queda más vistosa que solo con mermelada, pero ya sabes que en estas cosas es cuestión de imaginación, así que seguro que se puede hacer igual o mejor con otros ingredientes. Con respecto a la consistencia, la mantiene bien mientras esta fría, a temperatura ambiente pierde "rigidez" ( y más ahora), así que... del frigo a comer ;). Gracias Isabel.

      Eliminar